Centro Democrático:

 

¿Un partido oportunista o pragmático?

Es imperativo comenzar recordando los dos fundamentos políticos de Centro Democrático -Centro y Pragmatismo- ya que en ellos se encuentran las respuestas a estas interrogantes.

Cuando un movimiento se define de Centro, se debe tomar en cuenta algo fundamental: es esclavo de la realidad actual del país y sus necesidades; es por esto que es el país el que define su posición al interior de la palestra política; no su militancia, no su buró, sino el país y sus requerimientos, a esto se le conoce como justo medio. Los programas, por ende, no son más que las soluciones a estas problemáticas, es por esto que toda negociación política debe hacerse  en base a ejes programáticos para determinar si existe o no sintonía en:

  1. Las medidas que el país necesita
  2. En los espacios de poder que deben existir para poder implementar estos cambios.

Ahora bien, un movimiento o partido “Pragmático”,  según Williams James, se basa en ideas exentas de dogmas con el objeto de poder atender a los problemas de un país sin tener de por medio compromisos o sesgos ideológicos. Así, puede tomar medidas solo pensando en las soluciones y no en lo compatible que es dicha medida o decisión con alguna ideología de turno, de esta manera, se está más cerca de alcanzar un fin beneficioso para el país. Por lo tanto, la lealtad de un movimiento de centro y pragmático más que con ideologías políticas, es con el país, su realidad y sus soluciones.

Entonces: ¿Ha sido un movimiento oportunista  por realizar una alianza con la Izquierda Democrática de Paco Moncayo? o ¿Es un movimiento pragmático que busca el bienestar para el país?

El movimiento nacional Centro Democrático desde el mes de febrero ha venido preparando su agenda legislativa a través de foros y visitas a las diferentes provincias del país en los cuales ha sumado insumos a su programa político, que contempla las soluciones que el Ecuador hoy necesita. Información que se ha publicado por diferentes canales con el objeto de posicionar lo urgente y necesario para todo político, proponer soluciones y resolver los problemas actuales del país: crisis económicas, desempleo, inseguridad, y también, como la falta de productividad y liquidez.

Cuando Jairala decide no correr por la Presidencia de la República, manifiesta pública y expresamente: “apoyaremos a quien integre a su plan de gobierno nuestras propuestas”,  por ende, esto ha sido lo central de sus negociaciones:

  1. Las medidas que el país necesita
  2. Espacios de poder en la asamblea para poder implementar estos cambios.

Como se puede apreciar,  lo clave en todo este proceso ha sido “ejes programáticos de CD”. Alianza País terminó por no acoger sus propuestas ni generar los espacios para poder implementarlas en la Asamblea, mientras que la Izquierda Democrática sí lo hizo. Desde un punto de vista ideológico se puede ver como  oportunismo, traición, deslealtad  al gobierno; pero desde el pragmatismo y visión de Centro, se ve como una alianza lógica porque hay un contenido programático de por medio y además, como Centro Democrático no ve al otro como opositor, puede coincidir siempre y cuando sea lo que necesite el país.

Jimmy Jairala estuvo dentro de las filas del PRE en sus inicios porque creía que su lectura del país era la adecuada, luego con Centro Democrático apoyó al gobierno de Alianza País porque sus ejes programáticos eran los que necesitaba el Ecuador en ese momento pero ahora, por ejemplo,  ¿Cómo se podrá abrir los mercados para el Ecuador o renegociar la deuda con organismos internacionales de crédito apoyando a un gobierno  que no las implementará porque las cree contradictoria a su ideología? Centro Demcrático tiene un compromiso con el Ecuador y su lealtad es con las soluciones que el país necesita, provengan donde provengan, es por esto que establece una alianza con ID, sintonizaron con las medidas que el Ecuador requiere.

En conclusión, Centro Democrático no es un movimiento oportunista porque su accionar se orienta a buscar el bienestar del país. Ahora bien, si es oportunista primar esto, en buena hora, porque ya es tiempo nuevamente que el Ecuador “tenga la oportunidad” de que sus políticos hagan lo que deben hacer y no simplemente “lo que quieren” (que es lo más fácil y cómodo) y dejen sus pugnas ideológicas de lado y comiencen a priorizar lo realmente necesario, el país y su bienestar.

Las sociedades son dinámicas y cambiantes, por ende, los problemas y sus soluciones también varian y si un movimiento o partido político se aleja de esta dinámica, está traicionando a la política y sus fines, aunque lo haga en el nombre de su consecuencia ideológica, está mal igual. Ya es hora de comenzar a hablar más de las soluciones  que el Ecuador necesita y menos de quiénes y con quién se deciden hacerlas; solo detenerse a ver  supuestas “coherencias en los actores” es ver a la política de una perspetiva ideologizada; es más sano saber que quiere el país y qué agrupación tiene la solución; esto es sentido común y sensatez.

  • César Silva
    César Silva Docente

    Chileno,  ha sido profesor de política internacional, filosofía política y literatura; ha trabajado como asesor político para campañas de Centro América; Panamá, República Dominicana y Costa Rica. Actualmente se prepara en Ciencias Políticas.

Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search