DEPENDENCIA PROVINCIAL: La dependencia provincial coincide con las nuevas exigencias del orden intraimperial y permite encontrar el punto óptimo, desde el punto de vista de la metrópoli, para el uso y administración de los recursos de las «provincias». Ese punto concuerda con una adecuada pauta de costo-ganancia y con un sistema equilibrado de ingresos-egresos en la relación metrópoli-provin cia, para evitar la necesidad de costosos subsidios y para impedir los riesgos de rebeliones difíciles de reprimir, o sea que se busca lograr un adecuado nivel de prosperidad en las «provincias» sobre todo en el nivel de sus clases medias. Es nuestra convicción que en estos tiempos nos encontramos recorriendo esa transición entre la dependencia satelital y la provincial; y que todos los episodios vividos en los últimos veinte años han sido y son fases de dicho proceso. Según la experiencia histórica conocida, de la cual el Imperio Romano ofrece los mejores ejemplos, el logro de esos objetivos implica necesariamente el reemplazo de la ineficiente élite satelital por una nueva élite, una «burocracia romanizada» de origen local, de clase media, formada en la metrópoli y sometida a un régimen de supervisión directa de la autoridad de la metrópoli. Esos nuevos «equites» formarán la nueva clase dirigente, confiable y calificada, capaz de lograr los objetivos buscados: auto-mantenimiento de la «provincia», mejores beneficios para la metrópoli, y mejor ocupación para la clase media local, lo que aleja los riesgos de insurrecciones. La gran pregunta que queda pendiente es qué pasará y que harán los grandes grupos sociales no calificados que quedarán marginados de la nueva dinámica económico-social de las provincias.


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search