FINANCIAMIENTO CON DÉFICIT: Las fuentes normales de ingresos de los gobiernos son los impuestos, los rendimientos de los servicios públicos y los préstamos. A diferencia de las familias y las empresas, los gobiernos tienen otra fuente adicional de ingresos: el financiamiento con déficit, que esencialmente consiste en imprimir dinero, o en crearlo de otras formas, para afrontar con él los gastos que exceden a sus ingresos normales, obligando a los habitantes a aceptar ese dinero como «circulante legal» en el país. Esto «resuelve» el problema del Estado pero disminuye el poder de compra existente en la sociedad porque al haber mayor cantidad de dinero a la búsqueda de los mismos bienes, se produce inflación, que es un impuesto indirecto que recae desigualmente sobre grupos diferentes, y muy especialmente sobre los que tienen ingresos fijos. Otros grupos, en cambio, pueden verse momentáneamente beneficiados por esa política del Gobierno, por lo que la estabilidad y popularidad de éste termina dependiendo más de la actitud combativa o resignada, de apoyo o de rechazo, de tales grupos, que de su política económica, la cual en sí misma es desastrosa, especialmente a largo plazo, cuando se acumulan los vencimientos y sobreviene la hiperinflación.


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search