PERSONALIZACIÓN DEL PODER: El poder abstracto de las instituciones no podría funcionar si no se encarna en los hombres. Cualesquiera sean las ventajas que se encuentran en hacer de una persona moral, llamada Estado, el único titular del poder, es necesario re-descender y admitir que ese poder está confiado a individuos. Ese reconocimiento no es un simple restablecimiento del «statu quo ante» pero las consecuencias no deben enmascarar el hecho de que se re-instala en el centro de la problemática del poder a los hombres reales, con sus intereses, sus pasiones, su acción personal. Ninguna sociedad ha sido jamás gobernada …por la sola fuerza del derecho: la ley no existe si ella no es elaborada, aplicada y soportada …por los hombres. En este primer sentido el poder es siempre personalizado porque jamás ha sido ejercido por los dioses, los animales o las computadoras, sino solamente por los hombres. El concepto tiene un segundo sentido, que fué planteado al observar en los países del Tercer Mundo recientemente descolonizados el peso político adquirido por dirigentes carismáticos, o la persistencia del «culto de la personalidad» en los países comunistas aún luego de la desestalinización; e inclusive el reforzamiento de los factores personales del poder en las democracias occidentales: los rasgos personales de los dirigentes impactan más sobre los gobernados que sus ideas y sus actos. Sin duda, el desarrollo de los medios de comunicación, especialmente de la televisión, ha jugado en este proceso un papel principal, creando la ilusión de una relación personal directa, que intenta provocar una adhesión personal al hombre antes que a su política.(J.M. Denquin – 1991)


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search