PIRÁMIDE DE INFLUENCIA: La población de una sociedad puede representarse como una pirámide en cuya base está la población en general y cuya parte superior está formada por las distintas capas de la élite. La influencia -la capacidad de modificar la marcha de los acontecimientos, los comportamientos de los demás y sus opiniones- va decreciendo desde el vértice hacia la base. En la cúspide encontramos la élite central, constituida por muy pocas personas, que influyen en los asuntos más importantes y durante más tiempo hacia el futuro. Quizás se trate de 1 persona cada 200.000. En cualquier país , por pequeño que sea, este sector abarcará a no menos de 100 personas; en un país grande pueden ser 1000 personas aproximadamente. Luego viene la élite superior, de marcada influencia en la mayoría de los asuntos pero de poder más localizado y menos duradero (1 persona cada 20.000). A continuación viene la élite del quién es quién (3 personas de cada 10.000), y luego la élite media, que abarca el 5 % superior de la población. Por debajo de ella se encuentran los activistas políticos, que pueden estimarse en 1 cada 20 votantes, los cuales a su vez ascienden aproximadamente al 50 % de la población total. De modo que de cada 1 000 000 de habitantes se puede esperar encontrar 500 000 votantes, de los que 25 000 son activistas políticos, 50 000 constituyen la élite media, 300 personas constituyen la élite del quién es quién, 50 personas configuran la élite superior y 5 personas forman parte de la élite central. Estos son datos aproximados, para países desarrollados.


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search