SISTEMAS ELECTORALES: Se trata de los conjuntos de «reglas básicas del juego» que pueden aplicarse en los procesos de elección de candidatos para cargos públicos. Si se trata de cargos monopersonales o monocráticos, el asunto es relativamente simple: las elecciones pueden ser directas, si el electorado popular es llamado en primera persona; o indirecto si ese electorado designa a «grandes electores» para que ellos a su vez designen al ocupante del cargo. Si la elección es directa, es posible un solo turno de elecciones, y en ese caso el cargo es atribuido por mayoría relativa. Si se exige mayoría absoluta se recurre a una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados («ballotage» propiamente dicho) o entre los candidatos que hayan obtenido más de cierto porcentaje de votos, pero en este último caso la mayoría puede ser relativa. Cuando se habla de la elección de candidatos a asambleas, el sistema electoral es, en general, un mecanismo para traducir votos en escaños. Hay muchísimos sistemas para hacer esas traducción, en forma más o menos proporcional. Los procedimientos más habituales, técnica o históricamente dignos de mención son los siguientes:
– a simple pluralidad de sufragios;
– a lista incompleta;
– a escrutinio de lista;
– a doble cociente;
– del resto más fuerte;
– de la media más alta;
– d’Hont
– Hagenbach-Bischoff
– Laguë.
(D. Fisichella – 1990)


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search