SOCIAL-DEMOCRACIA: Concepto que se utiliza para designar a los movimientos socialistas que intentan moverse rigurosa y exclusivamente en el ámbito de las instituciones liberal-democráticas y aceptan dentro de ciertos límites la función positiva del mercado y de la propiedad privada. Su origen está en el revisionismo de Bernstein, que no se veía a sí mismo como un reformismo evolucionista sino como la aceptación táctica del uso del marco democrático para conquistar el poder y realizar el socialismo. Consideraba que el Estado puede dejar de ser un instrumento de la dominación capitalista y convertirse en agente del interés general de la sociedad. Admitía que la lucha de clases podía transfigurarse en lucha de partidos y, sin descartar la violencia revolucionaria, la ubicaba claramente como último recurso. Las circunstancias históricas llevaron a la social-democracia a presidir durante largos años los gobiernos de varios países europeos y conducir los procesos de reconstrucción y desarrollo económico posteriores a la Segunda Guerra Mundial, con una política moderada: estatista (sin eliminar la iniciativa privada), distribucionista (sin eliminar la ganancia privada) y partidaria de un fuerte incremento de las funciones sociales del Estado, lo que condujo al llamado «Welfare State» o estado del bienestar. La crisis energética de los ’70 impidió continuar su programa de crecimiento económico con distribución y pleno empleo, lo que motivó su relativo repliegue político.


¿Deseas conocer más?


Contáctanos

Déjanos conocer tus dudas y opiniones sobre nuestro movimiento nacional

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search